Ideario

Santa Luisa de Marillac

“No ver sufrir a nadie sin sufrir con él, no ver llorar a nadie sin llorar con él... ¡Qué cariñoso era el Hijo de Dios! Le llaman para que vaya a ver a Lázaro, y va. La Magdalena se levanta y acude a su encuentro llorando. La siguen los judíos llorando también. Todos se ponen a llorar. ¿Qué es lo que hace nuestro Señor? Llora con ellos lleno de ternura y compasión. Ese cariño es el que le hizo venir del cielo. Veía a los hombres privados de su gloria y se sintió afectado por su desgracia” (SVP XI, 560; cf. SVP III, 407)

¡Luisa de Marillac, de espíritu vivo y temperamento sensible! (Escritos, 3).

San Vicente de Paúl

"Dios ama a los pobres, y por consiguiente ama a quienes aman a los pobres"

Dios nos llama a la oración y al mismo tiempo nos llama a atender a aquel pobre enfermo. Eso se llama dejar a Dios por Dios.

La virtud está en el medio; los extremos no sirven para nada.

Cuando en un mismo sujeto se encuentran a la par ciencia, el espiritu de gobierno y el buen juicio, entonces,¡Dios mío! ¡Qué tesoro!

San Vicente de Paúl

San Vicente y Santa Luisa de Marillac

San Vicente, samaritano bueno, Ayúdanos a vivir como verdaderos hijos de Dios. Supiste servir con el corazón, Anhelaste ser feliz y aceptaste el proyecto de Dios.
No permitas que olvidemos que nacimos para amar. Nace contigo la Compañia de las Hijas de la Caridad.
Viviste entregado a los demás. Tu vida fue un verdadero himno de amor.
Ilusionado y con inquietud ante la vida, con Coraje y capacidad de compromiso. Ayúdanos a acoger y amar a los pobres como tú lo hiciste.
Enséñanos a amar de verdad, como tú lo hiciste. Luisa de marillac, mujer fuerte y comprometida. Te admiramos.
No queremos ser indiferentes, Tenemos suerte de poder seguir tus huellas. Unida a San Vicente revolucionaste el mundo, Inauguraste las escuelas para los niños pobres.
Eres nuestro ejemplo de servicio. Supiste invitar a muchos a descubrir a Dios, Amaste con ternura y afecto a los pobres.